La carta. Historia de un comisario franquista de Antoni Batista

Sin stock

$225,00

LIBRO NUEVO / Tapa dura con cubreportadas
La carta. Historia de un comisario franquista
de Antoni Batista
Debate - España - 2010
La historia del comisario franquista Juan Creix, abandonado a su suerte a la llegada de la Transición.
El comisario Joan Creix fue durante muchos años el terror de la disidencia democrática en Barcelona. Su dura experiencia en la Guerra Civil lo convirtió en un convencido franquista y azote de los opositores al régimen. En San Sebastián fue tan brutal como efectivo, en su lucha contra la incipiente ETA. De allí pasó a Sevilla, y fue reconocido como uno de los mejores servidores del régimen. Con la llegada de la Transición se vio expedientado y relegado a sellar pasaportes en La Jonquera. Hundido y perplejo, le escribe al entonces ministro del Interior pidiéndole explicaciones por su situación actual. Un lamento a través del cual se ve una perspectiva fascinante y grotesca de nuestra historia reciente.

Reseña 
Quizá el hecho más destacado de la biografía de Juan Creix sea haberse convertido en el único mando de la policía política dictatorial depurado antes de la muerte de Franco. En los estertores de la dictadura, los sectores moderados del régimen necesitaban posicionarse para el pacto inevitable de la Transición, y el comisario Creix constituía un grave problema: era el arquetipo de la represión contra esos demócratas con los que tendrían que entenderse en un futuro próximo. La reacción de Creix se encuentra en este libro: escribe una larga carta en la que relata sus servicios al régimen y la envía a quienes pueden ayudarle en el más penoso trance de su vida. En ella traza una completa historia de la represión a modo de biografía epistolar y da cuenta de sus operaciones más importantes: en Cataluña detenciones de comunistas y anarquistas y destacadas operaciones contra el movimiento obrero y estudiantil; en el País Vasco arrestos de los miembros de ETA que han matado a Melitón Manzanas, su antecesor, sentando en el banquillo a los encausados en el Proceso de Burgos; en Sevilla, adonde le llevan sus éxitos en Euskadi como jefe superior de Policía de Andalucía, se ha enfrentado a Comisiones Obreras y a un notorio delincuente común: el Lute. Su carta es un testimonio excepcional que ha permitido a Antoni Batista trazar un bosquejo de la durísima represión sufrida por quienes se enfrentaron a la dictadura y un retrato psicológico del que fue uno de sus principales comisarios. Más allá de un ajuste de cuentas, se trata de una crónica histórica esencial para comprender las tensiones de un régimen en descomposición.